Descubre cuál es el primer paso para diferenciar tu marca

Suscríbete a mi newsletter y consigue ahora mi ebook gratuito sobre el propósito de marca para sobresalir entre la multitud.

Descubre cómo ser una marca dinámica

Descubre cómo ser una marca dinámica

Descubre cómo ser una marca dinámica

A menudo cuando hablo de tener una marca dinámica, no todas las personas entienden realmente a qué me refiero. Algunas interpretan que se trata de una marca en movimiento. Pero en movimiento… ¿porque evoluciona? ¿porque avanza? ¿porque se trata de una animación?

Confuso. “My fault”.

Por eso quiero aprovechar la vuelta al cole para que puedas disipar todas estas dudas y transformar tu marca en una marca dinámica.

¿Qué tal si empezamos con una definición?

Definición Marca dinámica

¿Qué significa esto?

Paso nº1: Propósito

Ser una marca dinámica lleva implícito ser una marca con propósito. Porque el movimiento te puede llevar a muchos lugares distintos. Pero definir primero tu propósito te permitirá visualizar el cambio que pretendes conseguir, para después encontrar el mejor camino y la mejor compañía.

Cuando construyes tu marca partiendo únicamente de atributos y significados de la propia actividad que realizas, o incluso, del público al que deseas atraer, tu mensaje de marca corre el riesgo de parecerse demasiado a todas las que se dedican a lo mismo o se dirigen hacia el mismo público.

Además tus avances se ven condicionados por las necesidades que exige tu público o incluso, el propio desarrollo de la actividad que realizas.

Definir tu propósito significa tener la valentía de proponer tu propio punto de vista, aunque esto signifique ir a contracorriente.

Luego, ya veremos cómo conseguimos seducir a los demás para que quieran acompañarnos. Pero en un primer momento el que decides eres tú.

Paso nº2: Estrategia

Cuando ya tienes tu destino definido es hora de empezar a analizar el terreno y preparar el plan.

Esto significa analizar y averiguar:

  • ¿Hay otras marcas persiguiendo el mismo propósito y ofreciendo lo mismo que tú?
  • ¿Qué personas conectan con ese compromiso y quieren formar parte del cambio que propones?
  • ¿Cómo llegarás hasta ellas y mantendrás su atención?
  • ¿Qué herramientas necesitaréis para que juntos avancéis hacia el propósito?

Puede que las prisas por llegar antes, o incluso el ritmo acelerado al que nos estamos acostumbrando, te inviten a pasar a la acción sin haber tomado antes muchas decisiones. Pero solo conseguirás nublar tus decisiones posteriores. Así que cuanta más y mejor información tengas, mejor será tu diseño, tu comunicación y mejores los resultados de tus acciones.

Paso nº3: Diseño

El diseño no es solo una cuestión ornamental. Es cierto que lo bonito atrae las miradas, pero el objetivo del diseño ha sido durante mucho tiempo el de comunicar y hacer que tu mensaje llegue.

Lo hace gracias a la jerarquía visual que diferencia lo importante de la paja.

Lo hace usando códigos estéticos que atraen a un público determinado al reconocerlos como propios.

Lo hace con información extra que el contenido textual no da.

Lo hace simplificando la información y haciendo que el mensaje sea más fácil de entender.

Lo hace ofreciendo una experiencia agradable cuando el usuario lee tus mensajes.

Por eso un logotipo bonito no te conseguirá buenos clientes. Por eso una web espectacular no aumentará tus ventas. Por eso unas redes sociales impecables te dará muchos “me gusta” pero pocos seguidores reales.

Si no defines correctamente tu mensaje, el diseño quedará cojo. Del mismo modo, un mal diseño estropeará el mejor de tus contenidos.

Para ser una marca dinámica y en constante movimiento tendrás que moverte en el terreno de la comunicación y los contenidos.

Contenidos que deberán ser variados para no aburrir al personal. Y aquí es donde el diseño dinámico (el que cambia, no el que se mueve) te permitirá lanzar mensajes diferentes utilizando el mismo lenguaje y adaptar los contenidos a los distintos canales que estés utilizando, manteniendo la atención de tu audiencia.

No olvides que ser demasiado variable también puede perjudicar otro de los objetivos de tu marca: ser reconocible. Por eso la clave siempre la encontrarás en el equilibro entre la consistencia y la variabilidad.

Paso nº4: Capacidad de adaptación

Definir y dar forma a una marca es un proceso que requiere de cierto mimo y atención. Pero ninguna plataforma de marca te conseguirá tu propósito ni ninguna identidad visual, por muy espectacular que sea, conseguirá llevar a cabo el cambio que propones.

El cambio solo puedes conseguirlo tú. O mejor dicho, tu público contigo.

Involucra a tus seguidores como parte esencial de tu aventura y a medida que avancéis y aparezcan nuevos cambios a tu alrededor, adapta tu mensaje y tus herramientas para que juntos consigáis generar el impacto positivo que os habéis propuesto.

Porque tú tienes el conocimiento y la fórmula para cambiar el mundo. Pero nadie dijo que la fórmula no pudiera mejorarse.

Propósito, estrategia, diseño y capacidad de adaptación

Ser una marca dinámica en realidad es una decisión. La decisión de tener una marca que perdure en el tiempo.

¿Quieres tener una marca sostenible en el tiempo? ¿Llevas a cabo los 4 pasos que te propongo para ser una marca dinámica? ¿Añadirías algún ingrediente más?

Te leo en los comentarios. 😉

Laia, blog, retrato
escrito por: laia vives

Diseñadora, especializada en branding. Ayudo a emprendedores, que quieren transformar el mundo desde la educación, la formación y la concienciación, a diferenciarse de su competencia y conseguir mejores clientes a través de la estrategia y el diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Todavía no tienes mi ebook gratuito?

Descárgalo ahora y descubre cuál es el primer paso para tener una marca dinámica que ponga tu proyecto en el lugar que se merece.

Cerrar menú