Descubre cuál es el primer paso para diferenciar tu marca

Suscríbete a mi newsletter y consigue ahora mi ebook gratuito sobre el propósito de marca para sobresalir entre la multitud.

Consistencia y variabilidad. Un equilibrio indispensable para vender mejor

Consistencia y variabilidad. Un equilibrio indispensable para vender mejor

Consistencia y variabilidad. Un equilibrio indispensable para vender mejor

Ahora que ya empezamos con la desescalada va siendo el momento de que saques toda tu artillería (si no lo has hecho ya). Sí, sí. Todas esas herramientas buenas que puedes vender aún mejor y que nos guían hacia ese propósito tan maravilloso que defiendes.

Pero no corras tanto, no muestres tus cartas todavía. La forma en la que guíes a tus posibles clientes hacia tus servicios, cómo muestres estos servicios y cómo los estructures, influirá directamente en la decisión de compra. Y en este momento no puedes permitirte descuidar ni un pequeño detalle.

Si antes del confinamiento el consumidor ya tenía una creciente tendencia en buscar y comparar más entre servicios, a partir de ahora esto será todavía mayor.

Transmitir confianza y hacer la vida más fácil a tu público serán claves para vender mejor tus servicios.

Cuando diseñas tu portafolio de servicios debes tener en cuenta dos aspectos importantes que pueden facilitar la vida a tu público y conseguir esa confianza que necesitas para que se conviertan en clientes: la consistencia y la variabilidad

Aunque puedan parecer contradictorias, encontrar el equilibrio entre ambas es clave.

  • La consistencia te ayuda a mantener una experiencia de marca similar en cada uno de los puntos de contacto en los que tu posible cliente interactúa con tu marca. Y esa consistencia genera una experiencia agradable que se traduce en mayor confianza.
  • La variabilidad te ayuda a crear diferencias evidentes entre servicios, ayudando a que tu cliente sea capaz de diferenciarlos más rápido y decidir si debe prestar mayor o menor atención según lo que esté buscando en ese momento.

Pongamos algunos ejemplos que siempre se entiende mejor.

Imagina que ofreces un curso a través de tu web. Puede que tengas una página específica con la información de ese servicio. Para llevar tráfico hacia esa página puedes crear un anuncio, una publicación en redes sociales, e incluso un webinar con un pequeño avance de lo que encontrarán en el curso. Puede que para incluso ese webinar crees también su correspondiente anuncio y publicaciones para redes sociales.

Cada uno de estos materiales que creas son lo que en branding llamamos puntos de contacto, aquellos momentos en los que tu posible cliente vive una experiencia con tu marca. Y cuanto más consistente es su experiencia mayor confianza generas.

Eso significa que tus valores, tu identidad visual y tus mensajes deben impregnar cada uno de estos puntos de contacto para que el cliente vea que detrás de cada contacto se encuentra la misma persona y experimente las mismas emociones.

Pero, ¿qué ocurre si ofreces varios servicios y mantienes siempre el mismo diseño en todos ellos? Que si un posible cliente entra en contacto con más de un anuncio o publicación, no consiga apreciar diferencias evidentes y no muestre interés por ese otro servicio que también podría estar interesado en comprar.

Aquí es donde la variabilidad te ayudará a conseguir esa diferenciación.

¿Cómo puedes conseguir esta variabilidad?

«¡Diseño al rescate para hacerte la vida más fácil!»

Opción 1

En mi antigua web ofrecía 3 servicios diferentes: “Brand design”, “Web design” y “Motion design” a los que apliqué una fuente tipográfica que había creado yo misma, creando un logotipo para cada uno de los servicios.

De esta forma, los 3 servicios mantenían una consistencia y relación directa al utilizar la misma fuente tipográfica. Y al tener una forma tan genuina, conseguía crear diferencias evidentes entre ellos.

Además, cuando un cliente quería información sobre alguno de mis servicios, entregaba un dossier explicativo con todos los detalles del servicio. Tanto el diseño de la web como el diseño del dossier mantenían el mismo diseño y estructura.

Si hubiera creado un anuncio o una publicación en redes sociales para atraer tráfico hacia la web, hubiera sido conveniente utilizar el nombre con la misma fuente tipográfica y colores para crear esa consistencia entre puntos de contacto.

Portafolio de servicios - tipografía

Opción 2

La fotografía también puede ser ese elemento distintivo que te permita diferenciar tus servicios. Y si mantienes la misma imagen en todos tus puntos de contacto relacionados con ese servicio, te aportará ese toque de consistencia que también necesitas.

Alba Sueiro Román ofrece 4 servicios diferentes en su web. Para diferenciarlos asignamos una fotografía diferente para cada uno.

Aunque se trata de 4 fotografías distintas, las 4 mantienen el mismo look&feel creando así una imagen más profesional y de calidad.

Para mantener aún más la consistencia, cada vez que se nombran sus servicios en la web, aplicamos la misma imagen en su correspondiente servicio. 

Y lo mismo deberíamos hacer si entregara un dossier informativo del servicio o en sus anuncios. 

La fotografía en este caso es el elemento que permite reconocer la marca de un solo vistazo.

Portafolio de servicios - fotografia

Opción 3

En los ejemplos anteriores, las opciones para encontrar el equilibrio entre la consistencia y la variabilidad funcionan porque el catálogo de servicios es reducido.

Pero, ¿qué ocurre si tu catálogo es demasiado extenso? ¿Y cuándo es demasiado extenso? 

Nuestra memoria y atención en internet funciona a un nivel bastante reducido. Cuanta más atención exijas a tus posibles compradores más riesgo tendrás de que abandonen antes de que hayan leído tu oferta. Por eso sería interesante crear cierta estructura en tu catálogo de servicios.

Estructurar tus servicios consiste en dividirlos por categorías. Estas categorías pueden ser: temáticas, problemas que tu cliente ideal quiere solucionar, nivel de dificultad, precio… O lo que se te ocurra. 

Cuando has creado esta estructura la persona deja de prestar atención al contenido de tus servicios, para solo prestar atención a las categorías y descartar las que no le interesen.

De nuevo, el diseño puede ayudarte a diferenciar esta clasificación que hayas creado. Puede ser a través del color, de una composición o incluso una combinación de varios elementos.

Por ejemplo, en el caso de Pat educadora canina sus cursos se dividen en dos categorías principales. Por un lado tenemos los cursos más completos, que tienen un precio, y luego tenemos otros cursos más ligeros con un precio más reducido. Al mismo tiempo, los cursos más ligeros también se clasifican en distintas temáticas. 

Cada una de estas temáticas tiene asignadas un color, un elemento muy fácil de identificar que permite diferenciarlas de un solo vistazo.

Además, Pat también utiliza distintas fotografías y composiciones que son las que mantiene en cada uno de los puntos de contacto para hacer el recorrido del cliente más coherente.

Portafolio de servicios - color

Resumen

Mantener una experiencia de marca consistente en todos tus puntos de contacto es clave si quieres generar confianza en las personas que saltan de un punto a otro, y evitar que en un momento dado puedan sentirse perdidos o con la sensación de «no saber cómo he llegado hasta aquí».

Pero si no añades también ese toque de variabilidad, estarás pidiendo demasiada atención para que tu público diferencie de un solo vistazo toda tu oferta de servicios. 

Y ya sabemos que hoy en día, y sobretodo en el ámbito digital, la atención es algo difícil de ganarse. 

¿Necesitas ayuda para estructurar y dar mayor visibilidad a tu portafolio de servicios para vender mejor? Puedes escribirme y vemos cómo podemos darle un toque de orden y distinción.

¡Gracias por leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Todavía no tienes mi ebook gratuito?

Descárgalo ahora y descubre cuál es el primer paso para tener una marca dinámica que ponga tu proyecto en el lugar que se merece.

Cerrar menú