Descubre cuál es el primer paso para diferenciar tu marca

Suscríbete a mi newsletter y consigue ahora mi ebook gratuito sobre el propósito de marca para sobresalir entre la multitud.

Patricia Guerrero Rodríguez, PAT educadora canina

Patricia Guerrero Rodríguez, PAT educadora canina

Patricia Guerrero Rodríguez, PAT educadora canina

Entrevista Pat educadora canina

En su web Pat se define como científica de corazón y formación. Y una apasionada del mar. Licenciada en Ciencias del mar, con una beca y una plaza como doctorante volvió a Barcelona donde accidentalmente se topó con Bongo, un perro que ahora forma parte de su familia (junto a 7 más).

Bongo le ocasionó algunos problemas de comportamiento y esto obligó a Pat a tener que dedicarle bastante atención. Una situación que se acabó convirtiendo en su nueva profesión. Después de 5 años trabajando en el sector canino y con un fuerte sentimiento por hacer las cosas de forma distinta, decidió montar su propio proyecto: Pat educadora canina.

Hola Pat. Nos conocemos desde hace ya unos años y si algo puedo asegurar es que eres una persona que nunca para quieta. Así que muchísimas gracias por dejar que te robe un poco de tu tiempo para responder esta entrevista.

Gracias a ti por permitirme responderte la entrevista en video. Realmente me cuesta encontrar el tiempo suficiente para escribir.

Un placer. Solo espero que mis palabras sean capaces de transmitir a los lectores toda tu energía y positivismo. 😉

Explícanos un poco. ¿Cómo pasas de una formación en Geología y una beca para estudiar ciencias del mar, al mundo del perro? Sobretodo en un momento en el que la palabra “Reinvención” no era tan habitual como lo es ahora.

Pues en realidad surgió todo de una forma muy natural. Nunca me planteé: «voy a reinventarme», «voy a hacer esto» o «voy a innovar en lo otro». Simplemente dejé que todo fluyera según lo que sentía y lo que iba aconteciendo.

Soy una persona de acción, voy haciendo y las propias acciones me llevan a las siguientes.

Web Pat educadora canina

En tu web comentas que después de varios años trabajando en el sector canino, te diste cuenta de que querías hacer las cosas de forma muy distinta y finalmente emprendiste tu proyecto Pat educadora canina. ¿Qué fue lo que no te gustó y querías cambiar?

Sobretodo no me gustó el hecho de que a menudo el ego pasa por encima de los perros.

No me gustó ni me hacía sentir bien. Para mí, el perro siempre pasa por delante del profesional, y con el perro, también la familia del perro.

Por otro lado, también me parecía aburrido. Siempre lo mismo, de la misma manera… Era aburrido para mí enseñarlo y creo que también aburrido para la persona que recibía las clases. Y para el perro en consecuencia.

Y luego también el hecho de que hubiese poca formación detrás de los ejercicios. Es decir, muchos imitaban a otros sin plantearse realmente porqué lo hacían y porqué se tenían que hacer las cosas de esa manera. Esto hacía que realmente lo que se enseñaba perdiese totalmente el sentido y que no hubiera un motivo aparente por enseñar de esa forma.

Así que opté por otra forma de enseñar. Y creo que lo he conseguido. 🙂

Al mismo tiempo, esta nueva forma de enseñar iba encaminada hacia conseguir un propósito; ¿cómo ha influenciado éste en tu proyecto a lo largo de estos años?

Pues bien, mi propósito es mejorar de alguna forma la calidad de vida de los perros; que haya perros felices. Y éste es mi faro.

Realmente es lo que me permite tomar todas mis decisiones. Ya sea un evento, un curso, una colaboración… Cualquier cosa, siempre pienso: «¿esto va a mejorar de alguna forma la calidad de vida de los perros?, ¿va a divulgar ese conocimiento?, ¿va a ayudar a algún perro?»… Si la respuesta es sí, entonces tiro hacia adelante. Si la respuesta es no, aborto misión.

Realmente ese propósito es mi faro para todo.

¿Cómo fueron tus inicios y a qué dificultades tuviste que enfrentarte como emprendedora? ¿Eres más de pasar a la acción e ir probando o preferiste buscar orientación de otros expertos desde un comienzo?

Me enfrenté al hecho de que ese nicho estaba completamente verde. Es decir, no había en España formación de educación canina online.

De hecho, la educación canina, no era incipiente porque ya llevaba más de 20 años, pero la propia forma de hacer educación canina estaba cambiando; con lo cual, también estaba verde en este sentido.

Luego, el hecho de ofrecer educación canina online, hace casi 7 años cuando empecé, también era algo muy nuevo. La gente no entendía qué era hacer educación canina online, hasta el punto de llegar a preguntarme: «¿Qué hago, pongo al perro en la pantalla?». Este tipo de situaciones fue lo que me hizo ver que no se entendía.

Mi mayor dificultad fue educar a la gente y crear la necesidad. Y que entendieran realmente lo que yo tenía en mi cabeza.

Siempre me acuerdo de una anécdota de Walt Disney (salvando las distancias jaja), en la que explican que él murió antes de ver su parque temático terminado. Y mucha gente decía: «Pobre, ha muerto antes de ver su sueño cumplido». Y los más cercanos sabían que no era así. «Él ya lo vivió en su cabeza».

Pues a mí me pasa un poco lo mismo: todo lo que creo ya lo he vivido en mi cabeza. Ya sé lo que quiero conseguir. Yo ya veía que era capaz de ayudar a personas de todo el mundo. Además de una forma asequible económicamente, de tiempo y de diversión…

Lo online incluso me ha demostrado que muchas veces es incluso mejor para los propietarios (si dejamos a parte las modificaciones de conducta). Porque les da tiempo de asimilarlo, practicarlo, pueden tener un seguimiento casi a diario. En cambio lo presencial, siendo muchas veces una vez a la semana, te pierdes muchos detalles importantes por el camino.

Y en cuanto a si soy más de pasar a la acción y probar o buscar orientación de expertos, las dos cosas.

Soy acción, pura y dura. Estoy hablando contigo y ya estoy creando. Tú que has trabajado conmigo lo sabes (risas). Pero por otro lado, también me encanta aprender de los demás. Así que intento combinar un poco de las dos.

De hecho, he invertido muchísimo, tanto en tiempo como en dinero, en hacer mentorías, formaciones… Siempre estoy en un aprendizaje continuo y en una continua mentoría, porque creo que siempre hay que fijarse en los que ya han pasado por ese camino. 

Así que sí. Combino las dos y creo que es la clave del éxito.

Cursos Pat Educadora canina

Igual me equivoco (y me corriges), pero cuando descubrí el mundo canino, que fue bastante más tarde que tú empezaras, todavía había una visión del educador canino muy al estilo “César Millán, el encantador de perros” que se basa en sesiones individuales y presenciales de modificación de conducta.

Sin embargo, tú ofrecías formación online y con actividades enfocadas a compartir tiempo con tu perro como si fuera un miembro más de la familia. ¿Por qué optaste por este camino y qué dificultades tuviste que hacer frente?

No es que decidiera ir por un camino distinto. Esta es mi forma de vivir y de sentir con mis perros. Entonces, no concebía vivir el mundo canino de otra manera.

Viajo con ellos, vivo con ellos, trabajo con ellos… son un miembro más de mi familia y también un miembro más de mi equipo.

Y en cuanto a las dificultades, pues supongo que el hecho de no seguir la norma y hacer las cosas distintas, te hace recibir muchas críticas que, una de dos, o hacen que te reafirmes o te pueden hundir. 

En mi caso me he ido reafirmando a lo largo de todos estos años, hasta el punto de que ya no me afecta. De hecho, me lo tomo como una forma de fortalecerme.

Me gusta compartir para construir. Y todas aquellas críticas que se comparten para destruir, las ignoro y no me las tomo como algo personal.

¿En qué momento empezaste a contar con la ayuda y colaboración de otros profesionales y qué cambio ha supuesto en tu proyecto?

Pues el proyecto PAT como tal lleva 7 años ahora que estamos grabando esta entrevista. Y tengo equipo desde hace dos años.

No un equipo como el de ahora, porque ahora mismo somos 7 en plantilla fija, contándome a mí. Pero luego colaboro de manera puntual con otros colaboradores, como por ejemplo contigo o con otros más…

Empecé a crear mi plantilla hace dos años, primero con Patri, mi compañera, justo cuando me fui de Expedición canina. Allí comprendí que no podía realizar ese viaje y al mismo tiempo llevar todo lo que supone la comunicación en redes sociales.

Expedición canina Pat Educadora canina

La verdad es que fue una pasada conocer a Patri en esas circunstancias, porque son unas formas de trabajar muy precarias y haber aprendido a trabajar en esas condiciones hace que ahora, que cada una está en su casa, que tenemos fibra y tenemos un horario… pues trabajamos estupendamente. (risas)

Como te decía, ahora somos ya 7 y ha sido un aprendizaje brutal por mi parte, sobretodo a la hora de «dirigirles». No en cuanto a dar órdenes, sino justamente en encontrar un ambiente de total libertad, donde cada uno es experto en su área y todos nos integramos como parte del equipo como si el proyecto fuera propio.

Todos somos autónomos. No por no querer contratarlos, sino porque creo que es muy distinta la mentalidad de un emprendedor autónomo a alguien que está buscando un salario fijo.

Me encanta ver cómo crecen con otros proyectos más allá de PAT y que, el hecho de trabajar conmigo no les limite, si no que les sirva para encontrar otros proyectos con los que volar.

En cuanto a las ventajas, éstas son infinitas porque cada uno aporta lo mejor de sí mismo y de su especialidad. Y está suponiendo mi mayor reto a la hora de tener que aprender cómo dirigir al equipo.

«Uno de mis mayores aciertos ha sido ser fiel a mis valores, a pesar de las críticas que me han llovido. Así es como he conseguido ”pensar, sentir y hacer de la misma manera”.«

Si tuvieras que destacar tus mayores aciertos, estos serían…

Pues sobre todo, ser fiel a mis valores, a pesar de todas las críticas que me han llovido. Hoy siento que así es como he conseguido «pensar, sentir y hacer de la misma manera» y por eso lo considero uno de mis mayores aciertos.

Me aporta mucha tranquilidad mental.

El error del que más te arrepientes. (O que más te ha afectado)

Pues lo he estado pensando mucho y no concibo estos errores como tal, sino como experiencias, que sin ellas, no hubiese obtenido el aprendizaje que me ha hecho llegar hasta el momento actual.

Pero si tuviera que destacar algo: el desorden, el no haber tenido un sistema desde el principio y no dedicar tiempo a ordenar las fotos, documentos… Cosa que, al tener ahora un equipo, necesito forzarme porque está fuera de mi naturaleza. Mi naturaleza es ser caótica y es con lo que más tengo que lidiar ahora mismo.

También el querer abarcar demasiado, pero es que mi mente funciona así. Soy creativa 100% y siempre voy teniendo mil ideas por minuto. E igual uno de los errores fue creer que solo podía hacerlas en ese momento. Ahora he aprendido de ello y, aunque tengo las mismas ideas e implemento las mismas ideas, lo hago a largo plazo y contando con el equipo. Algo que me da un poco más de desahogo.

Porque un tercer error ha sido el estrés máximo. No conocerme tan bien como me conozco ahora y dejar que se me comiera, afectando incluso a mi salud.

Ahora sé donde están mis límites y en cuanto aparece un poco de estrés, pongo freno, organizo y me lo tomo de forma diferente.

Cada año renuevas temporada, llegas cargada de un montón de novedades y pruebas nuevas ideas. ¿En qué estás metida este año?

Pues… muchas cosas (risas). Pero te lo he resumido en 2-3 principales.

Una de ellas es que quiero llegar a muchas más personas. Así que hemos añadido una persona al equipo para empezar a invertir en publicidad, porque hasta ahora lo hemos conseguido mayoritariamente de forma orgánica. Y creo que invertir en esa pata puede traer el cambio hacia poder llegar a mucha más gente.

Luego voy a hacer talleres presenciales en varias ciudades. No como en la Expedición canina, pero sí quiero llegar a un cierto tipo de personas. Y sobretodo manteniendo la esencia de grupos pequeños. Voy a estar en Barcelona, en Madrid, en Gijón y en Santiago de Compostela.

Y finalmente he emprendido un nuevo proyecto que se llama «Buque piracan: escuela de proyectos caninos». Y es un proyecto que, bajo el mismo propósito: «hacer perros felices», pretende ayudar a compañeros de profesión, ya sean educadores caninos, fisioterapeutas y todo el abanico de servicios enfocados a familias con perro; a vivir de su negocio sin perder sus propios valores.

«En el 2050 imagino un mundo en el que no se concibe un perro atado a una cadena, un perro abandonado, o un perro que no tenga sus necesidades cubiertas.»

Y ya para terminar, te propongo un ejercicio de creatividad. Imagina que estamos en el año 2050. Has conseguido tu propósito. ¿Cómo es el mundo que imaginas a día de hoy y por el cuál crees que merece la pena hacer lo que estás haciendo hoy?

Pues… en el 2050 tendría 66 años. No me he jubilado todavía. jaja Y me imagino un mundo en el que no se concibe un perro atado a una cadena, no se concibe un perro abandonado, no se concibe un perro que no tenga sus necesidades cubiertas. Y donde cualquier perro que convive con una persona es un perro feliz. O, al menos, así lo intenta la persona.

Este sería mi mundo ideal. Y no solo en España, sino en cualquier parte del mundo.

Aunque creo que es como el típico reto parecido a que «no haya hambre en el mundo». Uno de estos «sueños a lo grande». Pero bueno, de momento vamos a centrarnos sobre todo en el país en el que estamos.

Creo que para ello hay que hacer todo lo que estamos haciendo ahora. Formar, divulgar, hacer que la gente se lo pase bien, porque creo que es un error muy común: creer que la gente tiene que hacer cosas que no le apetece hacer. En cambio, si tú brillas, esto se proyecta en lo que haces y la gente así lo percibe.

Estoy muy contenta porque, desde que empecé en el mundo del perro hace 10 años, ha cambiado muchísimo y hemos evolucionado muchísimo. Así que, 30 años dándole caña al ritmo que vamos, creo que puede hacer mucho bien en la vida de los perros.

Así que, ¡vamos a ello!

¿Te gustaría añadir algo más?

Simplemente agradecerte que siempre me incluyas en tus proyectos. Me encanta la evolución que tú también estás haciendo. ¡Y que vas a ser una súper mamá!

Jaja. Gracias a ti de nuevo por tu tiempo y por compartir tus experiencias. Me llevo muchos consejos que poder aplicar en mi proyecto y en los proyectos de mis clientes. 

Y como siempre, gracias por haberme hecho vivir la educación canina desde tu visión. Hoy tengo dos súper perras gracias a los aprendizajes que me aportaste en su día y estoy convencida que también podré aplicar muchos aspectos en la educación de Mia; desde el respeto y en positivo.

Y como siempre, si tú quieres descubrir una nueva forma de compartir tu tiempo y disfrutar de tu perro, te recomiendo 100% que visites la web de Pat dónde, además de cursos súper completos sobre educación canina, también comparte muchísimo contenido de un valor incalculable. ¡Y es que esta chica es todo generosidad!

Hasta pronto.

Laia, blog, retrato
escrito por: laia vives

Diseñadora, especializada en branding. Ayudo a emprendedores, que quieren transformar el mundo desde la educación, la formación y la concienciación, a diferenciarse de su competencia y conseguir mejores clientes a través de la estrategia y el diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Todavía no tienes mi ebook gratuito?

Descárgalo ahora y descubre cuál es el primer paso para tener una marca dinámica que ponga tu proyecto en el lugar que se merece.

Cerrar menú