Descubre cuál es el primer paso para diferenciar tu marca

Suscríbete a mi newsletter y consigue ahora mi ebook gratuito sobre el propósito de marca para sobresalir entre la multitud.

3 ingredientes que no pueden faltar en tus redes sociales

3 ingredientes que no pueden faltar en tus redes sociales

3 ingredientes que no pueden faltar en tus redes sociales

Las redes sociales han cambiado mucho desde su aparición.

Al principio, la novedad y su facilidad de acceso, hicieron que todos nos lanzásemos a la aventura aprendiendo sobre la marcha cómo teníamos que utilizarlas. Las marcas, empresas, proyectos e iniciativas no tardamos mucho en lanzarnos a la piscina.

Aunque al principio la mayoría íbamos improvisando y haciendo lo mejor que sabíamos, hoy la brecha entre los que improvisan y los más experimentados es cada vez más visible. Y esto la audiencia, lo quieras o no, lo nota, aprende y decide quedarse con el que le ofrece mejor contenido.

Como marca con propósito, las redes te ofrecen una increíble oportunidad para transmitir tu mensaje, conectar con personas que comparten tus inquietudes y construir una comunidad que te permita avanzar hacia tu gran propósito.

Así que olvídate del estar por estar porque esto solo te supondrá una pérdida de tiempo que, sin constancia ni planificación, te conducirá hacia la frustración al ver que no consigues los resultados que deseas.

Si quieres utilizar las redes sociales de forma inteligente necesitarás como mínimo estos 3 ingredientes: estrategia, contenido y diseño.

Ingrediente nº 1: Estrategia

La improvisación es el peor enemigo de cualquier emprendimiento. Cuando no tienes objetivos definidos es imposible valorar si avanzas hacia la dirección adecuada y si los resultados son adecuados. Por eso, antes de lanzarte a por las redes sociales empieza a tomar algunas decisiones:

1. Márcate objetivos claros

¿Para qué utilizarás las redes sociales? ¿Dar a conocer tu marca, atraer tráfico hacia tu blog, conseguir suscriptores, vender tus productos o servicios…?

Y más importante: ¿cuándo te gustaría conseguir que tu marca ya fuese más o menos conocida? ¿Cuántos suscriptores y en cuánto tiempo quieres conseguirlos? ¿Cuántas ventas y en cuánto tiempo quieres conseguirlas?

El estar por estar no le aportará ningún beneficio a tu proyecto. Puestos a invertir tiempo y esfuerzo, mejor hacerlo correctamente y con sentido. Tener un objetivo claro te aportará una mejor perspectiva para identificar las acciones y contenidos que necesitas publicar.

2. Define tu público objetivo

Si no tienes un público bien definido, no conoces sus necesidades ni motivaciones, difícilmente podrás crear contenido que consiga fidelizar a tu audiencia.

Además, tampoco sabrás en qué red social necesitas estar. Porque cada una atrae a un perfil de persona distinto y solo deberías optar por aquellas redes donde se encuentre tu cliente ideal.

Te aseguro que los propietarios de las redes sociales quieren que tarde o temprano acabes pasando por caja y, para ello, te pondrán todas las dificultades habidas y por haber para que tu contenido no sea fácilmente visible.

Hace un par de años, solo el 5% de los fans que más interactuaban con tus publicaciones conseguían ver tus publicaciones. Recientemente, la marca LUSH ha decidido borrar sus cuentas del Reino Unido, harta de luchar contra los algoritmos.

Si quieres conseguir visibilidad de forma orgánica, necesitarás mucha interacción y muchos comentarios por parte de tus seguidores. Y esto solo se consigue conociendo a fondo a tu audiencia y ofreciendo el contenido que desea.

3. Planifica a 2-3 meses vista

Sin planificación te será muy difícil mantener la constancia de tus publicaciones. Y sin constancia, los resultados nunca llegarán y abandonarás el barco más pronto que tarde.

Decide si quieres conseguir tu objetivo a corto o a largo plazo. Esto te dará una idea de las acciones que necesitas llevar a cabo.

Los anuncios suelen emplearse cuando uno quiere conseguir resultados inmediatos. Pero si puedes permitirte un poco más de tiempo, opta por una estrategia de contenidos a largo plazo que te ayude a situarte como un especialista en tu sector y poco a poco ir creando tu comunidad de seguidores.

Una comunidad de seguidores fieles será una fuente de información de la que nutrirte que no deberías desaprovechar.

Ingrediente nº 2: Contenido

Cuanto más variado y actual sea tu contenido, más fácil te será mantener la fidelidad de una audiencia que desea recibir las últimas novedades a través de tus contenidos, en vez de ir a buscarlos a otra parte.

1. Combina contenido propio y contenido de otros

Compartir contenidos de otras marcas nos puede ayudar a transmitir algunos valores que compartimos rápidamente. Pero recuerda que no hay nada como crear tu propio contenido para comunicar el propósito de tu proyecto y quién es la persona que hay detrás.

Explicar con tus propias palabras tu forma de enseñanza te diferenciará del resto de proyectos consiguiendo que las personas te prefieran por encima del resto.

2. Haz que el contenido sea variado

Tu capacidad de sorprender a tu audiencia determinará el éxito de tus redes sociales.

Si siempre publicas el mismo estilo de contenido, es probable que tu audiencia se acabe desencantando y acuda a otro sitio a buscar el entretenimiento que tú no le das. Crea contenido que sea inspirador, que aporte información, conocimiento o incluso, que invite a la participación e interacción de las personas.

La monotonía nos aburre a todos.

3. Sorprender sí pero sin pasarse

Tu contenido debe ser variado pero tampoco conviertas tus redes en algo caótico y sin sentido.

No se trata de crear contenido distinto porque sí. Primero, porque será insostenible para ti. Y segundo, porque a las personas nos gusta que nos sorprendan, pero también nos gusta un cierto toque de previsión.

Demasiado caos podría transmitir improvisación y no le encontraríamos ningún sentido a tus publicaciones.

Clasifica tu contenido por temáticas: citas de autores o propias, preguntas, consejos, retos, artículos del blog… Y todo lo que se te ocurra. Una vez tengas las temáticas definidas, te será mucho más fácil programarlas en tu calendario para que queden salteadas y verás que sin demasiado esfuerzo has llenado tu semana de publicaciones distintas y variadas.

Ingrediente nº 3: Diseño

Que las redes sociales son muy visuales no es ninguna revelación. Lo visual y atractivo atrae y eso hace que las personas sientan atracción por leer nuestro contenido. Por eso cuidar el diseño es importante.

Pero ya sabes que para mí el diseño va más allá de la estética, así que ahí van algunas ideas para qué puedes utilizar el diseño con intención.

1. Facilita la comprensión e identificación de tu contenido

Si hemos dicho que el contenido debe ser variado para no aburrir, pero al mismo tiempo previsible, procura utilizar un diseño constante para cada tipo de publicación.

Así será más fácil identificar las publicaciones por temáticas y, si tus seguidores ya mostraron interés por un cierto tipo de publicación, cuando la reconozcan de nuevo volverán a sentirse igual de atraídos que la primera vez.

2. Aprovecha tu identidad visual

Si acabas de invertir una buena cantidad de dinero en crear tu marca y tu identidad visual, no mandes todo ese esfuerzo al traste olvidándote de ella.

El uso de tu identidad visual te hará reconocible y memorable entre miles de publicaciones y te ayudará a construir tu propia casa en la red social que hayas escogido.

No te limites a tu imagen de portada e imagen de perfil. Utiliza tus colores corporativos, tus fuentes tipográficas y tus propios diseños para cada tipo de publicación.

3. Adapta tu contenido y diseño a cada red social

Puede que esto te resulte inviable sobretodo al principio, pero a medida que vayas cogiendo práctica con las redes sociales, intenta no publicar exactamente el mismo contenido en cada una de ellas.

Instagram es una red social más espontánea, visual y de mensajes cortos y directos. Facebook permite dar explicaciones más extensas e incluso publicar vídeos sin límite de tiempo. En Twitter tus mensajes deben comunicarse con una máximo de 140 caracteres…

El contenido de tus publicaciones debería ajustarse a las características de cada red social.

Además, intenta no destapar todo el pastel de golpe y aprovecha los titulares cortos pero visuales para despertar el interés de las personas y dirigirlas hacia tu blog, tu página de ventas o tu formulario de suscripción.

Al fin y al cabo, las redes sociales deberían ser una herramienta que te permita atraer a las personas hacia tu casa. De lo contrario, el único que conseguirá beneficios a costa de tus esfuerzos será “Mark Zuckerberg” y si algún día desaparece esa red social, te quedarás sin tus fieles seguidores.

Ingrediente nº 4: Medición

Lo sé. Te había prometido solo 3 ingredientes. Pero hay un cuarto que considero igualmente importante, con el que puede que necesites ayuda de un experto: la medición.

Sin medir los resultados no podrás tomar conclusiones sobre los resultados. No sabrás si el tiempo y dinero invertido han servido de algo o han supuesto una pérdida de tiempo.

Cuando ya hayas cogido un cierto ritmo con las publicaciones, no dudes en contactar a una persona experta en redes para que te eche una mano.

Deja hoy mismo de utilizar las redes sociales como si fueran tu página personal y empieza a utilizarlas en beneficio de tu negocio.

Laia, blog, retrato
escrito por: laia vives

Diseñadora, especializada en branding. Ayudo a emprendedores, que quieren transformar el mundo desde la educación, la formación y la concienciación, a diferenciarse de su competencia y conseguir mejores clientes a través de la estrategia y el diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Todavía no tienes mi ebook gratuito?

Descárgalo ahora y descubre cuál es el primer paso para tener una marca dinámica que ponga tu proyecto en el lugar que se merece.

Cerrar menú